El terreno

Fábrica de Lassigny: una planta industrial conectada y automatizada para cumplir con los requisitos del mercado del lujo

horloge copy 7 Created with Sketch. 5 MIN


Jean Lardé

Construida en los años 1960 y adquirida en 2008 por L’Oréal, la fábrica situada en Lassigny (Francia) es hoy en día una de las puntas de lanza de la industria 4.0 del Grupo. Con motivo del 50º aniversario de la planta, Jean Lardé, VP Technical Director, nos relata la transformación llevada a cabo para cumplir con los requisitos del mercado del lujo, que experimenta profundas transformaciones.

Lassigny, el taller del lujo «a medida»

Especializada en el maquillaje anhidro* y el perfume para el sector del lujo, la fábrica de Lassigny forma parte del Centro de Excelencia de L’Oréal. Su principal ventaja: su enfoque «a medida», que le permite producir tanto grandes series como series exclusivas. «Desde la adquisición de la planta, con la compra de Yves Saint Laurent Beauté en 2008, nuestra prioridad ha sido crear una fábrica ultramoderna, flexible y capaz de responder a todas las exigencias del consumidor», comenta Jean.

Para el VP Technical Director, esto suponía hacer frente a dos grandes retos. El primero consiste en abordar una problemática de oferta siempre más amplia. «Hoy debemos ser capaces de producir para todos los tipos de consumidores en el mundo. Cuando lanzamos una base de maquillaje, por ejemplo, hay que fabricar ahora más de 50 tonos diferentes, claros para pieles asiáticas, oscuros para pieles afroamericanas y beige para pieles caucásicas.» El segundo reto es responder rápidamente a esta demanda en un mercado del lujo cada vez más volátil. «Las variaciones en la demanda son fulgurantes. Las modas cambian constantemente y se amplifican en las redes sociales; hay que saber adaptarse a gran velocidad, es decir, poder producir el color de moda en un determinado momento, a pesar de que el día anterior fabricábamos un tono radicalmente distinto. Esto requiere una capacidad de anticipación muy alta.» 

Sensores inteligentes, tabletas táctiles y robots colaborativos ¡Bienvenidos a la fábrica del futuro!

Para adquirir esta agilidad, se han replanteado los procesos. Jean y sus equipos han adaptado completamente la herramienta de producción de la planta. «En vez de pedir a nuestros ingenieros que optimicen las máquinas existentes, les hemos dado carta blanca.»

Durante varios meses, los equipos han imaginado y diseñado una nueva línea de producción «ágil», capaz de adaptarse a todas las clases de demandas: «El objetivo era poder pasar rápidamente de una producción de 300 piezas para una colección exclusiva, a una producción de 3.000 piezas para una gran serie.» En este sentido, los equipos de Lassigny han integrado un concentrado de tecnologías punteras para simplificar al máximo el trabajo en la fábrica: sensores inteligentes, cintas transportadoras magnéticas y conectadas, tabletas táctiles e incluso cobots, los nuevos robots colaborativos que asisten a los operadores y los técnicos a lo largo del proceso de producción. «Estas innovaciones juegan un papel fundamental: mejoran la circulación de la información, descargan a los operadores de las tareas manuales y permiten ganar mucho tiempo.» El mejor ejemplo: la integración de tabletas táctiles en cada puesto para facilitar el manejo de la producción. «Los operadores reciben en las tabletas todas las instrucciones para la producción en curso y las actualizaciones necesarias para pasar a otra producción. Con un solo clic o arrastre, pueden pedir a los cobots que les traigan los frascos y el material necesario, que éstos llenarán, etiquetarán y les llevarán a sus puestos de trabajo. Esto permite a los operadores centrarse en el control de calidad y perfeccionar su técnica.» El resultado: «¡Con nuestra línea ágil pasamos de una producción a otra en menos de 20 minutos!» explica Jean, entusiasmado.

Hacia una nueva experiencia del empleado

A esta transformación de la herramienta de producción se añade un verdadero cambio cultural dentro de la fábrica de Lassigny. «En la planta trabajan unas 450 personas. El objetivo es que se conviertan en actores de esta transformación digital mediante cursos a medida que les ofrezcan las mejores soluciones tecnológicas de acuerdo a la especificidad de su trabajo.»

Durante casi un año, los operadores y técnicos han participado activamente en la definición de una nueva herramienta de producción. «No queríamos imponer un cambio creado ex nihilo. Desde el principio, hemos reunido a todos los equipos y les hemos preguntado qué elementos les permitirían ganar tiempo y qué aspectos deberían mejorarse. A continuación hemos organizado talleres de trabajo a intervalos regulares para que los empleados puedan dominar cada fase de la transformación. En total, ¡hemos tenido unos veinte encuentros en sólo diez meses!» Y esto no es todo: también hemos hecho hincapié en el acompañamiento y la formación: «Hemos implantado un dispositivo completo con vídeos, tutoriales y ejemplos pedagógicos, diseñados para que sean fácilmente asimilables y directamente accesibles en las tabletas, lo que permite a cada uno aumentar rápidamente sus competencias.» Jean concluye: «Hoy, un simple curso de 10 minutos permite a todo empleado configurar y programar los cobots

Ante todo, una transformación tecnológica y una aventura humana

Hoy la fábrica de Lassigny es un orgullo internacional del Grupo L’Oréal. Los perfumes y los productos de maquillaje fabricados para las marcas Yves Saint-Laurent, Lancôme, Armani y Viktor & Rolf se exportan a todo el mundo. «¡Este éxito demuestra la perfecta combinación de la artesanía y la industria de excelencia!».

También es un orgullo personal para Jean. «Más allá de la innovación tecnológica, Lassigny es, en mi opinión, una aventura humana y un verdadero éxito colectivo», concluye el VP Technical Director. «Ver a tantos empleados de diferentes horizontes acoger esta transformación con entusiasmo es una fantástica recompensa. Y una excelente motivación para seguir construyendo juntos la fábrica de manaña.»

*sin agua (barra de labios, gloss, pintauñas, polvos…)

Producción | septiembre 2017