El análisis

La receta para convertirse en chef de su propia vida

horloge copy 7 Created with Sketch. 4 MIN


Thierry Marx

Galardonado con dos estrellas Michelin y miembro del jurado del Top Chef francés durante cinco años, el cocinero Thierry Marx también ofrece formaciones profesionales gratuitas y de corta duración en el arte de la cocina. Durante una breve pausa de su jornada, nos revela su receta para ayudar a las personas con dificultades a reinsertarse en el mercado laboral.

Cuisine mode d’emploi(s): un sueño para cocinarse un futuro

Thierry Marx no sólo es un renombrado chef, sino también un cocinero comprometido. A través de la organización Cuisine mode d’emploi(s) fundada en 2013, cada año el chef del hotel Mandarin Oriental en París forma en el arte de la cocina a varios centenares de personas en situación de precariedad (jóvenes que han abandonado la escuela, ex reclusos, alumnos con fracaso escolar). La idea: «Ayudarles a reincorporarse a la vida laboral ofreciéndoles una base educativa específica y una red profesional sólida, dos elementos más que necesarios». Nacido en el popular barrio parisino de Ménilmontant y conocedor de los llamados «barrios prioritarios» de la ciudad, este ex casco azul habla con conocimiento de causa y no ha olvidado que, en materia de integración, queda mucho por hacer en Francia. «Es difícil motivar a las personas que han estado malviviendo durante años con una propuesta de trabajo en una fábrica… ¡o incluso en una oficina! Necesitan un impulso, ¡algo que les haga soñar!»

Cuisine mode d’emploi(s) responde a esta voluntad de ayudar a los jóvenes a encontrar su camino, como hizo Thierry Marx hace cuarenta años. Con veinte sesiones de doce semanas al año, Thierry y su equipo proponen cursos acelerados de ayudante de cocina: «En doce semanas, les enseñamos lo esencial: las técnicas básicas, las cuatro grandes fases de cocción (del huevo y del pescado) y las tres claves del oficio: el dominio del gesto, de la temperatura y del tiempo». Resultado: «En algunas semanas nuestros alumnos son empleables y el 94% de ellos encuentra un trabajo en dos meses».

Concretos y motivadores, estos oficios dan más sentido a su vida

La receta del éxito se basa en un ingrediente secreto y sin embargo evidente: un proyecto concreto y motivador. «Si hablamos de trabajo, no animamos a nadie. Hoy todos quieren ser el jefe de su propia vida».

En este contexto, la cocina, como la mayoría de los oficios manuales (carpintería, ebanistería o joyería) corresponden más a sus expectativas. «Estos oficios les dan dos buenos motivos para levantarse por la mañana: más sentido y más inmediatez». No son exigencias específicas de las personas en situación de precariedad, sino expectativas cada vez más frecuentes de las generaciones más jóvenes. Al recibir esta formación, los alumnos tienen muy pronto la posibilidad de crear su propio negocio y ser autónomos. «El éxito de Cuisine mode d’emploi(s), por ejemplo, se explica en parte por los resultados rápidos que prometemos: la mayoría de nuestros alumnos pueden tener la esperanza de abrir su propio restaurante en menos de un año. Esto es tranquilizador, sobre todo en el caso de los ex reclusos y las personas en reorientación profesional que buscan una rápida solución para salir adelante». Este concepto de inmediatez y este aspecto concreto también están presentes en el aprendizaje del oficio: «El hecho de empezar con la práctica motiva mucho a los alumnos. Al entrar directamente en la fase operativa, se dan rápidamente cuenta de sus lagunas, de las dificultades por superar, pero también de la experiencia adquirida».
Por último, la dimensión emocional inherente a estas profesiones desempeña un papel importante en la atracción que ejercen entre las personas marginadas. «Un oficio manual es sinónimo de integración social. Al trabajar en una cocina o un taller, tienen la oportunidad de conocer a otras personas y crear vínculos con los demás. Asimismo, aprenden a expresar su personalidad y su creatividad».

RCC: Rigor, Compromiso, Constancia

Los oficios hacen soñar, pero también son muy exigentes. Los cursos de Thierry Marx se basan en un marco educativo preciso: «Se trata del principio del RCR: rigor, compromiso y  constancia. Estas tres cualidades son indispensables para salir adelante».

El rigor y la constancia que se exigen van de la mano y se asemejan a la disciplina japonesa del shitsuke: «El alumno debe seguir y progresar constantemente. En Cuisine mode d’emploi(s), nuestros cursos son gratuitos, pero pedimos al alumno que esté presente todos los días a las 6 de la mañana. No se tolera ninguna ausencia ni retraso durante las doce semanas de formación». El compromiso ocupa un lugar igualmente importante en el éxito del alumno. «Lo que exigimos es una auténtica postura corporal y mental: sea cual sea su trayectoria, el alumno debe abandonar el pasado, dejar de lado sus errores y mirar hacia adelante». La capacidad para proyectarse en el futuro es, en opinión del chef, una condición indispensable para triunfar en estas profesiones. «Durante las entrevistas, les preguntamos sistemáticamente dónde se imaginan que estarán dentro de cinco, diez o quince años. Esto nos da una idea muy clara de la motivación y del potencial del alumno».

Y Thierry Marx concluye diciendo: «Que seas un joven con o sin dificultades, que hayas crecido en los barrios ricos o en Ménilmontant, debes atreverte a soñar para ponerle sal a la vida».

 

Fundación | febrero 2017