El análisis

La industria 4.0: un reto de transformación de toda nuestra industria

horloge copy 7 Created with Sketch. 5 MIN


Dorothée Kohler et Jean-Daniel Weisz

Doctora en geografía, Dorothée Kohler es fundadora y directora general de KOHLER Consulting & Coaching. Con Jean-Daniel Weisz, socio fundador, analizan los nuevos retos de la digitalización de las fábricas en su libro «Industrie 4.0 : Les défis de la transformation numérique du modèle industriel allemand» (Industria 4.0: Los retos de la transformación digital del modelo industrial alemán), publicado en 2016 por la Documentation française.

La cuarta revolución industrial está en marcha

Después de la máquina de vapor, la invención del trabajo en cadena y la introducción del control numérico, ha llegado la hora de la revolución de los flujos de información en la producción, la denominada por los alemanes «cuarta revolución industrial».

«No existe ninguna definición canónica de la industria 4.0», según Jean-Daniel Weisz. Al otro lado del Rin, la expresión se refiere a una «fábrica autorregulada», donde la pirámide de la automatización se encuentra descentralizada a nivel del taller. El reto es aumentar la capacidad de reacción y producir «bienes personalizados y conectados por los mismos costes que los de la fabricación de masa», explica Dorothée Kohler. En Alemania, la industria 4.0 aporta su conjunto de términos técnicos: el «sistema ciberfísico», que permite la autorregulación de la producción, la «ciberseguridad», que protege de los ataques, y el «Internet de las cosas», entre otros, forman cada vez más parte del vocabulario común. En Francia, es más frecuente asociar la industria del futuro con los desafíos de la «robotización», el desarrollo de las «startups» y los riesgos u oportunidades de la «uberización». «Nos posicionamos más dentro de una lógica de recuperación industrial. Nuestras fábricas están menos robotizadas que las de nuestros vecinos alemanes». Las propias estructuras del sistema productivo son diferentes: Alemania cuenta con un Mittelstand industrial (empresas familiares de tamaño medio) formado por líderes mundiales, mientras que Francia se ve afectada por la oposición entre grandes grupos y pymes que tiende a fragilizar sus sectores industriales.

Adoptar un nuevo método de cambio

 Con la industria 4.0, Alemania debe, para mantener su liderazgo, «organizar la unión de las tecnologías de la información y la comunicación con la industria mecánica», resume Dorothée. Frente a este reto, destaca cómo los ministerios alemanes pretenden hacer de la industria 4.0 un proyecto de transformación global mediante la integración de los diferentes actores de la sociedad civil: empresarios, cargos electos, profesores universitarios, investigadores, sindicatos… Este enfoque metodológico es fundamental, ya que «habitualmente, el 80% de los proyectos de transformación fracasan porque no se han reunido a todas los partes interesadas desde el momento del lanzamiento», como lo observaron los dos fundadores cuando eran empleados en la industria. Por este motivo, han elaborado un método a medida y un planteamiento operativo que privilegia el análisis del problema con el equipo directivo, la recopilación de las reacciones de los técnicos y los clientes, y la construcción colectiva del proceso de cambio para definir soluciones apropiadas y duraderas. «De alguna manera, hemos invertido el proceso de trabajo. Es inusual y audaz, ya que la solución se elabora progresivamente con los equipos directivos y técnicos» explica Dorothée. Así nació KOHLER Consulting & Coaching en 2009.

A lo largo de sus misiones de acompañamiento en empresas industriales, se plantea periódicamente una cuestión: la del empleo de mañana. La industria 4.0 llevará a la desaparición de algunas tareas, en particular las más rutinarias, que podrán automatizarse. «Pero también permitirá la emergencia de nuevas profesiones», subraya Jean-Daniel. Una oportunidad para trayectorias atípicas, con competencias transversales cada vez más valoradas. «Los nuevos perfiles más buscados: personas que cuentan con capacidades de resolución de problemas, aptitudes para combinar diferentes culturas, y por supuesto, competencias de programador y data-scientist.» En el centro de esta revolución, es fundamental la elaboración de nuevos modos de aprendizaje sobre el terreno. «Si no se integra la cuestión de la formación y la transferencia de competencias en el proyecto de transformación 4.0, la fábrica podrá ser muy bonita, pero los aprendizajes necesarios serán difíciles», advierte Dorothée. Otro error común de las empresas es creer que basta con contratar a un CDO (Chief Digital Officer). Según la especialista, estos problemas afectan a la totalidad de la empresa. El equipo directivo debe cuidar de no confundir la estrategia con la tecnología. «Los ladrillos tecnológicos no son más que una modalidad. Aunque la inversión en nuevas herramientas sea alentadora, la primera etapa siempre será el trabajo sobre el impacto del 4.0 en el modelo de negocio y la evolución de la cadena de valor», recuerda Dorothée.

Mirar el futuro del 4.0 con un enfoque participativo

En su libro, los dos socios muestran cómo la industria 4.0 genera nuevas formas de cooperación y permite la emergencia de nuevos actores, explicando cómo se perfila una nueva geografía industrial, en particular mediante la creación de pools de actores con grandes empresas, empresas de tamaño medio, pymes, startups, centros de investigación, institutos universitarios de tecnología y sindicatos.

Dorothée señala el interés de adoptar un enfoque común entre Francia y Alemania para «explorar los impactos de la digitalización en un horizonte de 3 a 5 años»: «la formación de colectivos que reúnan empresas, investigadores, sindicalistas y estudiantes para la construcción de un proyecto nacional e incluso europeo permitiría aprovechar mejor las oportunidades que se nos ofrecen.»

Para Jean-Daniel, «en toda Europa, las empresas están comprometidas con la industria 4.0». Algunos sectores están más avanzados que otros, tales como el automóvil o la aeronáutica. «Hoy en Francia, los grandes grupos van por buen camino. Ahora el reto es movilizar a los actores a través de todos los sectores.» Se trata de compartir las transformaciones inducidas con los proveedores, los clientes y los actores a lo largo de toda la cadena de valor. La principal dificultad es cultural, ya que a los ladrillos tecnológicos se añade la necesidad de convertir los modelos de negocio al 4.0. «La transformación de la industria también se nota en las funciones de RH, I&D, comerciales, marketing, financieras… Movilizar a los técnicos sobre el terreno y a los directivos en torno a un mismo ‘roadmap’ es una de las claves del éxito», recomienda Jean-Daniel.

El próximo reto de la industria 4.0 made in France: «Confiamos en la capacidad de los actores en movilizarse colectivamente. Con una cantera de empresas de tamaño medio, pymes y startups, Francia es un actor de peso», añade Dorothée. Insiste en la necesidad de un enfoque participativo para «experimentar juntos». Y concluye: «La competitividad relacional, es decir, la capacidad de crear interacciones y aprovechar el efecto de red, se está imponiendo sobre la competitividad de costes.»

Página Internet: www.kohler-cc.com

Libro: Industrie 4.0, Les défis de la transformation numérique du modèle industriel allemand: http://kohler-cc.com/industrie-4-0/

Producción | septiembre 2017