La Estrategia

Beauty For a Better Life: formación en las profesiones de la belleza como medio de reinserción laboral

horloge copy 7 Created with Sketch. 4 MIN


Florence Lafragette

Desde su creación en la Fundación L’Oréal, el programa Beauty For a Better Life ha ayudado a cerca de 10.000 personas en el mundo a reincorporarse a la sociedad, nos cuenta Florence Lafragette, directora general adjunta de la Fundación.

Cursos para recuperar el ánimo, el respeto y la dignidad

Desde hace casi diez años en la Fundación L’Oréal, el programa internacional Beauty For a Better Life apuesta por la formación en las profesiones de la belleza para fomentar la integración social. La idea: proponer cursos gratuitos en peluquería, maquillaje y estética profesional para facilitar la reinserción laboral de las personas con dificultades. «Los beneficiarios son personas destrozadas por la vida, con pocos estudios y a menudo con pocas relaciones, que carecen de los medios necesarios para salir adelante», explica Florence Lafragette.

El programa de formación Beauty For a Better Life les propone tres claves decisivas para reincorporarse a la vida laboral: «una educación de calidad, una orientación continua y verdaderas salidas profesionales». En materia de enseñanza, Beauty For a Better Life se basa en un aprendizaje completo. «Combina cursos teóricos en clase con ejercicios prácticos durante cursillos en ferias para formarse en los oficios de la peluquería, el maquillaje y la estética». Durante estos cursos de un promedio de seis meses, los participantes disponen de un acompañamiento brindado por profesionales seleccionados conjuntamente por L’Oréal y ONG socias. «Les ofrecen un coaching, les enseñan a comunicarse con los clientes y las habilidades interpersonales indispensables en estas profesiones que implican contacto y diálogo con los demás». Al final del curso, los beneficiarios reciben un título reconocido por las autoridades locales y pueden contar con la red del Grupo. «Lo hacemos todo para que pronto encuentren un verdadero trabajo». Resultado: «Con una formación en el sector de la belleza y una situación más estable, las personas consiguen más que un empleo. Tienen una oportunidad real de cambiar la manera en que se ven a sí mismas para recuperar el ánimo, el respeto y la dignidad».

De México a Vietnam, un desarrollo internacional llevado a cabo por la Fundación L’Oréal, los equipos y las ONG locales

La integración social a través de las profesiones relacionadas con la belleza es una poderosa palanca en países en que el nacer mujer puede suponer un importante hándicap y donde son muchas las personas desplazadas y las víctimas de violencia y conflictos. «El objetivo a largo plazo de Beauty For a Better Life es beneficiar al mayor número posible de personas». Cuatro actores participan en la implantación mundial del programa: «La Fundación, las filiales de L’Oréal, las ONG y las autoridades locales. El éxito del programa reside en una responsabilidad compartida entre todos estos actores».

La Fundación L’Oréal coordina los diferentes proyectos, presentes en veinticinco países a finales de 2016, «diseñando los módulos, difundiendo las mejores prácticas y dirigiendo su desarrollo global». Estos proyectos son impulsados por las filiales, especialmente en India, China, Colombia y Vietnam, países muy experimentados en esta área, que lanzaron las primeras iniciativas. «Ellas conocen los retos específicos. En India, donde sólo el 10% de la población en edad de trabajar tiene estudios y donde el mercado de la peluquería se está disparando, L’Oréal India ha creado un curso gratuito en las profesiones relacionadas con la belleza». Para poner en marcha estos programas, Beauty For a Better Life trabaja en estrecha colaboración con ONG locales, como Rural women y China Women Development Foundation en China, Fundación Origen en México, SOS Villages d’Enfants en Líbano y Pekka en Indonesia, que tienen la experiencia y los conocimientos prácticos indispensables. «Nos ayudan a identificar y captar a los beneficiarios, así como a supervisar, orientar y adaptar los módulos». Por último, el desarrollo del programa también cuenta a menudo con la ayuda de las autoridades locales. «Por ejemplo, LabourNet, la ONG con la que trabajamos en India, se beneficia del apoyo del Gobierno».


Beauty For a Better Life: una comunidad filantrópica y unida

En los veinticinco países donde el programa está presente, la organización establecida por la Fundación L’Oréal es sólida y las iniciativas están dando sus frutos. «En Vietnam, cada año unas dos terceras partes de los beneficiarios encuentran trabajo en una peluquería y los demás crean su propio negocio. Estas profesiones les permiten multiplicar hasta seis veces sus ingresos iniciales.

En China, muchos trabajan en estudios de bodas, donde se fotografía a los novios vestidos con trajes tradicionales y maquillados por profesionales. Es una tendencia que va viento en popa, y que tiene mucha salida para nuestros beneficiarios». Más allá de estos resultados alentadores, el mayor logro, en opinión de Florence, es el haber construido una auténtica comunidad. «Los beneficiarios siguen en contacto y están unidos. Al final del curso, muchos alumnos deciden hacerse a su vez supervisores e instructores de Beauty For a Better Life. Durante los Beauty Days se unen a los demás para ir a peinar a pueblos enteros que viven en una gran precariedad».

Una rápida aceleración gracias a una fuerte voluntad

Gracias a estos primeros éxitos, Beauty For a Better Life tiene la intención de continuar por esta vía y abrir el programa a nuevos beneficiarios. Próxima etapa: «Dos nuevos proyectos, que lanzaremos este año, especialmente en Francia, nos adelanta Florence. Estamos preparando, en asociación con el Grupo SOS, una formación especializada de corta duración inspirada en el modelo de Cuisine Mode d’emploi desarrollado por Thierry Marx, y un curso de creación de empresas con Apprentis d’Auteuil. Creemos que podemos aportar más a las personas con dificultades ayudándoles a crear su propio empleo. Una verdadera solución para todos los que estén en situación de precariedad y tengan pocos estudios».

 

Fundación | febrero 2017